miércoles, 18 de agosto de 2010

El mito de la petisa torre de control de Tucumán

Existe una historia que habla de la torre de control del aeropuerto tucumano y cuenta que cuando se construía se robaron dos anillos de hormigón, supuestamente, con el propósito de quedarse con el dinero. Esos dos anillos que debían ser parte de la estructura nunca se colocaron y la torre resultó varios metros más baja de lo que indicaba el proyecto.
Ante la consulta, Izquierdo Vázquez afirmó que la que se encuentra en el Benjamín Matienzo cumple con los requisitos que la reglamentación internacional dispone. "La única obligación es que permita tener una visión los 360 grados a la redonda; no se especifica una altura máxima o mínima que deba tener. La nuestra es incluso un poco más alta que el edificio", destacó.


La altura de la torre no dificulta la visibilidad, según las autoridades.

"Nuestro aeropuerto cumple con las normas para ser internacional"

No importa cuál sea el ancho o el largo de la pista y tampoco los servicios que brinda. El aeropuerto Benjamín Matienzo sólo ofrece la posibilidad de volar a Capital Federal pero podría recibir vuelos de todos los puntos del planeta.
En una conversación con el periódico el responsable en Tucumán de la Administración Nacional de Aviación Civil, Manuel Izquierdo Vázquez, explicó que la reglamentación especifica que bastan tres condiciones para que un aeropuerto sea internacional.
"El carácter de internacional está dado por los servicios de aduana, migraciones y sanidad de fronteras", dijo y aclaró que el tamaño de la pista, las medidas de seguridad con las que cuenta y ni siquiera la infraestructura son condicionantes. Un caso real de un aeropuerto pequeño que recibe aeronaves del extranjero, ejemplificó Izquierdo Vázquez, es el aeropuerto de Malargüe. "Sirve como puerta de entrada para todos los visitantes que van a Las Leñas y pese a ser muy pequeño tiene carácter de internacional", dijo.

El Periódico

1 comentarios:

Marcos dijo...

otra vez, ni se mencionan los vuelos a córdoba, mendoza y rosario