martes, 25 de noviembre de 2008

Un avión de Andes sufrió un accidente al aterrizar en Tucumán

Las gomas de la nave quedaron destruidas por un desperfecto en los frenos. La máquina quedó atravesada en la pista y el aeropuerto debió cerrarse.
MD82 de Andes, matrícula LV-BNI, tras el complicado aterrizaje en Tucumán. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

Fue sólo un susto. Un avión de Andes aterrizó en el Aeropuerto Internacional Benjamín Matienzo, pero un desperfecto en los frenos destruyó las gomas. La máquina quedó atravesada en la pista después de provocar chispas que movilizaron a las fuerzas de seguridad del aeropuerto.
Felizmente no hubo daños personales, tal cual lo confirmaron las fuentes no oficiales a LA GACETA. Mientras se busca cómo sacar a la máquina del lugar del siniestro, el aeropuerto se halla cerrado momentáneamente.
Según los pasajeros que hablaron con LA GACETA, los viajeros que venían desde Buenos Aires en el avión de Andes permanecen dentro de la nave hasta que llegue el ómnibus que los traslade hasta la aeroestación.
El vuelo de Aerolíneas Argentinas que partía a las 20.45 se encuentra suspendido y, según anunciaron desde la empresa, su partida se demoraría casi hasta la medianoche. LA GACETA ©

La Gaceta.com:
http://www.lagaceta.com.ar/nota/302192/Informacion_General/avion_Andes_sufrio_un_accidente_al_aterrizar_Tucuman.html

---------------------------------------------------
Se trabó el tren de aterrizaje

Al tocar pista, saltaron chispas del avión. No se produjeron daños físicos.
Fuentes extraoficiales de la Fuerza Aérea Argentina confirmaron a LA GACETA que el avión de Andes sufrió un desperfecto en el tren de aterrizaje.
El informe dado a LA GACETA detalla que en el momento de tocar la pista el sistema sufrió un desperfecto que frenó las gomas. Cuando el avión aterriza se abre una compuerta, deja salir el tren delantero y luego se retrae. Este último proceso no ocurrió y por lo tanto las gomas quedaron frenadas.
Este incidente hizo que, al tocar pista, saltaron chispas que alertaron al personal del aeropuerto. Felizmente el inconveniente sólo causó preocupación y asustó a los pasajeros sin que se produjeran daños físicos. El avión quedó inmovilizado en pista, con los pasajeros en el interior y recién a las 22.05 se inició la evacuación.

--------------------------------------------------
“Se cumplieron con todos los procedimientos de seguridad”

El director comercial de Andes confirmó a LA GACETA que falló el sistema de aterrizaje. Adelantó que se evaluará el estado de la aeronave y que no se cancela el primer vuelo de la mañana.
Horacio Preneste, director comercial de Andes, confirmó a LA GACETA que un avión de la compañía aérea sufrió una falla en el tren delantero cuando procedía a aterrizar en el aeropuerto Benjamín Matienzo.
“No hubo problemas porque se cumplieron con todos los procedimientos de seguridad”, expresó el ejecutivo, Desde Buenos Aires, en diálogo telefónico con nuestro diario.
Señaló que no hubo problemas con los pasajeros y que tuvo la oportunidad de conversar con algunos de ellos en forma telefónica.
Preneste adelantó que las condiciones de la aeronave está siendo evaluada por los mecánicos para determinar si puede seguir en funcionamiento.
Aseguró que en caso de que este avión siniestrado no pueda cumplir con el servicio de la mañana, enviarán otra máquina para cumplir con el servicio pautado. LA GACETA ©

-------------------------------------------------
El titular del Ente de Turismo viajaba en la nave averiada

"Nos dimos cuenta de lo que había sucedido cuando vimos que echaban agua a las gomas", comentó Racedo Aragón. Quejas de los pasajeros del vuelo cancelado de Aerolíneas.
El titular del Ente de Turismo de la provincia, Bernardo Racedo Aragón, viajaba en la nave de Andes que sufrió el desperfecto. El funcionario comentó a LA GACETA que tanto él como los otros pasajeros se dieron cuenta de lo que había sucedido cuando el avión ya había aterrizado y una autobomba echaba agua a las gomas, que se habían recalentado.
"El comandante nos dijo que estaba trabado el sistema hidráulico de aterrizaje. Utilizaron un método alternativo que permite bajar el tren de aterrizaje en forma manual y frena en un espacio menor. Nosotros bajamos por las escaleras", indicó.
Por otro lado, uno de los pasajeros que debía viajar a Buenos Aires en el último vuelo de Aerolíneas Argentinas, a las 20.45, dijo que entre sus compañeros de viaje reina una gran incertidumbre. "Nadie nos da explicaciones. Nos dicen que viajaremos y, al mismo tiempo, que no nos pueden asegurar nada", protestó.
Según el hombre, que pidió reserva de su identidad, se les comunicó que la otra aeronave había tenido un incidente cuando ya estaban a bordo. "Excepcionalmente, despegaríamos en horario. Sin embargo, nos dijeron que, por el problema, habría demoras. Esperamos adentro de la máquina y, a la media hora, reconocieron que la tardanza sería mayor y nos pidieron que bajásemos con nuestros bolsos de mano. El equipaje sigue en el avión", detalló.
Al consultar a los empleados que se hallaban en el hall del aeropuerto, estos respondieron que no podrían darles respuestas porque "no tenían sistema". "Incluso nos dijeron que no tienen autorización para darnos vouchers de comida. En el bar un sándwich simple y una gaseosa cuestan $ 25", se quejó.
"Una de las pasajeras es una académica que debe viajar a Brasil a dar una conferencia y combinar este vuelo con uno que sale de Buenos Aires mañana a las 10, pero no le pueden hacer el check in", concluyó. LA GACETA ©

2 comentarios:

Mohawk dijo...

Por qué lo tildan de accidente? si bien clarito es un incidente.

José Ignacio dijo...

Título sensacionalista de La Gaceta. Es como vos decis, no fue un accidente.
Esta clase de títulos juega en contra del crecimiento de la demanda por pasajes aéreos en Tucumán. Deberían ser más cuidadosos, ya que Tucumán no tiene la cantidad de pasajeros que debería ofrecer, y esto sin duda afecta las intensiones de volar en avión.