jueves, 23 de abril de 2015

El observatorio astronómico más grande del mundo se encuentra a 50 minutos de Tucumán

A solo 50 minutos de vuelo desde Tucumán, se encuentra el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una asociación internacional entre Europa, Norteamérica y Asia del Este en colaboración con la República de Chile, es el mayor proyecto astronómico del mundo. Se trata de un interferómetro revolucionario que comprende un conjunto de 66 antenas (antenas también llamadas: reflectores o radiotelescopios cuando es de una única antena) de 7 y 12 metros de diámetro destinados a observar longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. El proyecto fue construido en el llano de Chajnantor, a 5058,7 m de altitud, en el desierto de Atacama, en la zona norte de Chile. Con un coste de más de 1000 millones de euros, es el mayor y más caro radiotelescopio terrestre construido.


50 minutos de vuelos entre el aeropuerto Benjamín Matienzo y el aeropuerto de San Pedro de Atacama (500 km)
Se espera que el ALMA permita vislumbrar la formación de las estrellas en los albores del universo y obtener imágenes extremadamente detalladas de estrellas y planetas en proceso de nacimiento. ALMA comenzó las observaciones astronómicas durante el segundo semestre de 2011 y las primeras imágenes se publicaron en la prensa el 3 de octubre de 2011. La inauguración del proyecto se llevó a cabo el 13 de marzo de 2013.




Lamentablemente ALMA está restrigido al público, solo está abierto a los periodistas, escritores científicos y productores interesados en visitar sus instalaciones en el norte de Chile, ya sea para la producción de noticias, documentales, libros de fotografía u otros proyectos, si esto no interfiere con la construcción y operaciones, y con una coordinación previa.
Por otro lado, el hecho de que ALMA se encuentre a una gran altitud (en el llano de Chajnantor, a 5.000m) implica importantes limitaciones para la salud. El personal especializado que trabaja allí utiliza oxígeno para realizar sus actividades.



Tucumán y la astronomía

Sin dudas, el turismo astronímico está creciendo en el mundo debido al interés que provocan los nuevos descubrimientos de nuestro universo. Este turismo abarca desde niños hasta científicos.

Tucumán tiene el observatorio de Ampimpa, ubicado en los Valles Calchaquíes. Lugar destacado por la nitidez de su cielo sin obstáculos, que permite ver las estrellas como pocos lugares en la Argentina, la mayor parte del año. El Observatorio fue fundado en 1985 con motivo del paso del cometa Halley, participando del International Halley Watch de la NASA, y siendo uno de los primeros lugares de la Argentina desde donde fue fotografiado. Unos años después, en 1992, se inician los campamentos científicos, los cuales están orientados principalmente a estudiantes.


Lamentablemente Tucumán no se explota la temática astronómica para atraer turismo a la provincia, ya que se podría hacer un parque astronómico de interés familiar y científico, con planetario, museo y juegos que permitan entender el universo. Este parque sin lugar a duda sería un gran polo turístico, donde por lo menos motivaría la construcción de hoteles ya que la gente tendría que pasar la noche para apreciar en su plenitud el potencial de los telescopios del parque temático.


web counter free