miércoles, 1 de diciembre de 2010

Duros cruces en el recinto por la compra de un jet para uso oficial

Un vuelo ligero hacia el pasado



Fue el momento de mayor desorden y discusión, con agravios que fueron desde lo político hacia lo personal. Como se preveía, la autorización para que el PE compre en forma directa un nuevo avión por U$S 7,8 millones llevó el nivel de disputa a las nubes.
Ricardo Bussi (FR) recordó que la terminación del Hospital del Este se dilató por falta de recursos, pero que ahora el Ejecutivo destinará casi $ 30 millones en la compra del jet para uso oficial. Tildó de "caprichito" y de exentricidad la decisión oficial de adquirir la moderna aeronave. "Hace tres años se patinaron U$S 6 millones para comprar un avión", remató, y hasta sugirió que a uno de los dos viejos aviones que pondrá en venta el Estado lo compraría un "conocido industrial azucarero del este". Pero de inmediato lo cruzó Marta Zurita (PJ). "Hay que tener coraje para criticar a este Gobierno. Yo hablaría de cuando se compraban aviones en el Proceso y se los utilizaba para los tristemente célebres ’vuelos de la muerte’, de los que no estuvo exento su padre", bramó.
El radical Federico Romano Norri y Esteban Jerez calificaron la compra como un desatino. "Quizás termine siendo para uso particular del gobernador", dijo el titular de la UCR. Y Osvaldo Cirnigliaro denuncó que el actual avión es usado en ciertas ocasiones para llevar "valijas al Uruguay".
Los peronistas se indignaron. Antonio Raed dijo que las críticas causan estupor, y advirtió que el uso del nuevo jet será principalmente sanitario. "El gobernador ejerce la magistratura las 24 horas del día, los 365 días del año. Sería una grave irresponsabilidad exponer a un gobernador a traslados por tierra", añadió José Teri. Luego, detalló que el servicio que prestará la flamante aeronave es esencial, porque hay más de 200 tucumanos que esperan por un transplante de órgano.

La Gaceta