martes, 2 de noviembre de 2010

Sindicatos vs. Políticos: ¿Quién manda en el Estado? "El tema Aerosur está a la firma"

Los sucesos en el ferrocarril Roca obligan al debate sobre quién planifica y ejecuta las acciones del Estado. En ese caso, ¿la Unión Ferroviaria o los funcionarios políticos? Resulta evidente, además, que Juan Pablo Schiavi no se encuentra a la altura de los desafíos por carecer de autoridad. Ahora se le suma el bochorno del caso Aerovip.


Dios está en todos lados, pero atiende en Buenos Aires.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). ¿Julio De Vido o Hugo Moyano? ¿Quién pesa más en las cuestiones del transporte automotor que subsidia el Tesoro Nacional? ¿Juan Pablo Schiavi o José Pedraza? ¿Quién define la gestión del sistema ferroviario que también pagan los contribuyentes?
La curiosa alianza entre los Kirchner y algunos sindicatos para la gestión del Estado y el mantenimiento del proyecto político del Frente para la Victoria provoca mucha polémica.
Ahora se suma otro caso: ¿quién tiene el poder en la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil)? Y ciertos acontecimientos provocan la protesta (justa) de la empresa Aerovip y en especial de sus accionistas argentinos.
En la ANAC ya ha ocurrido una situación reciente muy grave: por presión sindical fue despedido Rodolfo Gabrielli, el ex titular de la ANAC que había designado la presidente Cristina de Kirchner, por consejo del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.
En la ANAC influye Ricardo Cirielli, secretario general de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), quien integró el equipo de Ricardo Jaime en la Secretaría de Transporte hasta que éste acordó las cuestiones aeronáuticas con Jorge Pérez Tamayo, secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), y despidió a Cirielli, quien tuvo que regresar al sindicalismo. Pero en su regreso amplió su territorio a la ANAC.
En definitiva: el poder de los sindicatos en la formulación y ejecución de las políticas del transporte en general no es reciente. La novedad es la aparición de una 'patota' en el caso concreto de la Unión Ferroviaria, aunque en el caso de APLA abundaron -cuando aún estaba el ex Grupo Marsans- las denuncias de parte de ejecutivos de Aerolíneas Argentinas y del personal que no acataba las directivas sindicales.
Luego del motín, en la ANAC, Gabrielli fue reemplazado por Alejandro Agustín Granados, hijo del alcalde peronista del partido bonaerense Ezeiza, Alejandro Granados.
Sin embargo, hasta ahora, el poder parece conservarlo Mario Massolo, director operacional de la ANAC, respaldado por el sindicalismo presente.
La influencia de Massolo provoca que Granados todavía no alcance más autoridad que Gabrielli. Massolo, simpatizante de la agrupación La Cámpora, rechaza las críticas de donde provengan: "Tengo la piel curtida", dicen que él afirma, desafiante.
La ANAC nació el 15/01/2008 por decisión de Cristina de Kirchner con el objetivo de administrar los servicios de navegación aérea, optimizando niveles de seguridad operacional, en el espacio aéreo, aeropuertos y aeródromos del país; reglamentando, fiscalizando, controlando y administrando la actividad Aeronáutica civil. Hasta entonces todo eso seguía en la jurisdicción de la Fuerza Aérea Argentina, lo que nunca fue conveniente.
El problema es que, si de coto de caza de la Fuerza Aérea pasará a coto de caza de los sindicalistas, no se entienden los beneficios del nuevo enfoque.
En el caso de la empresa Aerovip cuenta con una resolución firmada por Gabrielli cuando era titular de la ANAC para volar rutas regulares que tiene Aerolíneas Argentinas pero no utiliza:

> Buenos Aires-Montevideo,
> Buenos Aires-Punta del Este,
> Buenos Aires-Brasilia,
> Buenos Aires-Belo Horizonte,
> Buenos Aires-Puerto Seguro,
> Buenos Aires-Concepción, y
> Buenos Aires-Puerto Montt.

Pero el tal Massolo ha decidido, aparentemente, congelar lo firmado por Gabrielli.
Hay un grave problema judicial en ciernes: si Massolo considera que Gabrielli cometió una irregularidad debe denunciarlo en el fuero penal o en el contencioso administrativo o en ambos, y de no hacerlo estaría incurriendo en un incumplimiento de los deberes de funcionario público, por lo menos.
En caso de no existir una irregularidad, le está provocando al Estado Nacional una demanda insólita por los perjuicios presentes y futuros ocasionados.
Ni hablar de Rómulo Chiesa, responsable de Asuntos Jurídicos de la ANAC; y de María Valeria Mogliani, quien lo secunda. Ambos, aparentemente, le están brindando la cobertura necesaria a Massolo.
Chiesa, director general Legal, Técnico y Administrativo, quien en la red social Linkedin se presenta, montando a caballo junto a su hijo, como ex senior associate capital markets en el estudio Cabanellas, Etchebarne, Kelly & Dell' Oro Maini; y ex semi senior associate del Estudio O´Farrell, conoce con precisión los riesgos a los que se está exponiendo.
Y las irregularidades ocurren cuando, a la vez, el Estado argentino pretende mejorar sus vínculos aerocomerciales con el mundo. Por eso disputó un lugar en la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI (ó ICAO, por sus siglas en inglés International Civil Aviation Organization), y está por pagar viejas deudas para que le permitan a Aerolíneas Argentinas regresar al clearing de IATA (International Air Transport Association o Asociación Internacional de Transporte Aéreo).

¿Por qué el sindicato promovería la acción de Massola-Chiesa-Mogliani?
Porque Aerovip sería una avanzada de Pluna, la aerolínea comercial uruguaya.
Después de 5 años inactiva, Aerovip (que en 2002 había volado como ARG Express para la ex ARG Línea Privada Argentina) reactivó sus vuelos luego de que el grupo inversor Leadgate -que también es accionista de Pluna-, tomó el control accionario y accedió a prestarle aviones.
Pero Aerovip ya no es una filial de Pluna porque la familia Ávila (Carlos Ávila, es socio-fundador de Torneos y Competencias y uno de los 'escuchados' por Ciro James), controla casi la mitad de la empresa.
Es decir que Aerovip es una empresa, en parte, de capitales argentinos que negoció volar aquello que Aerolíneas no puede/no quiere volar, y así complementar una política aerocomercial elaborada por el gobierno de los Kirchner, pero eso no es suficiente para el sindicalismo que controla las decisiones de la ANAC. Más que llamativo es insólito.
Cuando asumió en su cargo Alejandro Granados fue consultado sobre las nuevas rutas aerocomerciales:

"(...) -¿En qué situación se encuentra la autorización de los vuelos de Iberia desde Córdoba?
-(...) El pedido está dentro del marco de lo que es el Acuerdo Bilateral, por lo que luego de la presentación formal no va a haber problemas para llegar al 1 de octubre.

-¿Cuándo comenzará sus vuelos regulares la chilena Sky?
-Por los festejos del Bicentenario de Chile les autorizamos vuelos no regulares a Ezeiza. La autorización regular está pendiente por cuestiones formales y estaría lista la próxima semana. Lo que fue un desatino es que la compañía comenzara a vender pasajes cuando aún no tenía las autorizaciones.

-¿Está previsto un llamado a Audiencia Pública para el otorgamiento de rutas?
-Por el momento no. Este año no. Lo haremos si corresponde. Si se mantiene este crecimiento de tráfico en el país y la región habrá que evaluarlo siguiendo la normativa correspondiente.

-¿La normativa no indica que ante pedidos de las empresas debe llamarse a Audiencia? ¿No hubo solicitudes en 5 años?
-Sí que las hubo. Lo que estamos buscando es un crecimiento sustentable y serio como el caso de Sol. Antes hubo muchísimos casos de empresas que arrancaban y desaparecían y que hasta afectaban la seguridad operacional. (...)

-¿En que situación están los pedidos de Copa Airlines para volar a Rosario?
-El Acuerdo Bilateral con Panamá estipula 28 frecuencias en ambos sentidos. Copa opera 14 a Ezeiza, luego obtuvo autorización para operar otras 3 y tiene además las 7 a Córdoba. La empresa está pidiendo 7 más para Rosario pero la intención es darle en principio 3 para que no se vayan a 31 frecuencias.

-¿Y los vuelos de Aerosur a Tucumán? ¿Hay otros pedidos de líneas aéreas?
-El tema Aerosur está a la firma. Después hay varias compañías que están “hablando” antes de tiempo. (...)".
Pero en el caso de Aerovip tiene una resolución firmada que no se cumple. Granados probablemente no se refirió al tema para no colisionar con su subordinado Massolo. Pero más temprano que tarde deberá tomar cartas en el asunto.
En cuanto a Juan Pablo Schiavi, secretario de Transporte de la Nación, ¿alguien sabe qué fue de la vida de Schiavi? Sería oportuna alguna prueba de vida...

Urgente 24