miércoles, 18 de agosto de 2010

Aeropuerto Benjamín Matienzo, un mundo aparte

Un aeropuerto internacional sin vuelos para ir al extranjero. Precios altos que ahuyentan a lugareños y visitantes. Los cercanos al poder consiguen permisos



Es como vivir en una burbuja: allí las reglas de la cotidianidad no se aplican: los horarios de los comercios son diferentes a los del centro; los precios de los productos son más altos que en el resto de la provincia; se lo denomina “internacional” pero no recibe vuelos del extranjero y las medidas de seguridad responden a dos fuerzas que operan exclusivamente en ese lugar: la aeroportuaria y la aeronáutica.
En el aeropuerto Benjamín Matienzo parece que se vive otra realidad: ir a despedirse de un pasajero y tomar un café cuesta $ 20, más el transporte de ida y vuelta para llegar. Si el vuelo del pasajero se demora y en vez de partir alrededor de las 21 sale a las 23 (como muchas veces sucede) se encuentra obligado a cenar en el lugar y un tostado de jamón y queso con una gaseosa significan por persona $35.
Según los locatarios, las exigencias de AA2000 son muy altas porque exigen mantener abiertos los locales entre las 6 de la mañana y las 11 de la noche (lo que implica un gasto significativo de personal) y debido a las constantes demoras de los vuelos los horarios de trabajo nunca son fijos. También los seguros que exigen como garantías son prácticamente inalcanzables para el común de los comerciantes por lo que sólo quienes tienen grandes espaldas, monetarias o afectivas, consiguen cumplir con los requisitos y firmar contrato.
Quien en realidad se ocupa de controlar esto es el ORSNA, Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos que publica en su página web el detalle de cada uno de los servicios que brindan los aeropuertos argentinos y el precio límite que pueden poner a los productos. Allí se ve que en Tucumán algunas reglas del ORSNA se pasan por alto: por ejemplo, en el transporte la tarifa de un remis está estipulada en $30 cuando en realidad se cobra $40. Además, consigna que hay un colectivo (línea 123) cuyo pasaje cuesta $2 como transporte desde el aeropuerto cuando no es real.

Bajo el sol y la lluvia
Otro tema aparte es el de la playa de estacionamiento que, lejos de ser un servicio, parece un obstáculo ya que la infraestructura básica (un asfalto con pintura) no protege a los vehículos ni a los pasajeros del sol, de la lluvia ni los beneficia. Además, no factura sino que entrega un ticket que ni siquiera consigna los datos mínimos. Y, quienes permanecen más de 15 minutos allí deben pagar $ 4 por hora y $ 16 por un día. En este momento AA 2000 tiene contrato con la empresa Aparcar, cuya sede funciona según el empleado que cobra en la entrada, en avenida Alem 146, sexto piso F. Curiosamente esa empresa bajo el titulo de cooperativa es la que tiene empleados en todo el microcentro y cobra el estacionamiento (que debiera ser gratuito) en las calles de San Miguel de Tucumán sin autorización formal de la Municipalidad capitalina. Una fuente que prefirió mantener su nombre en reserva comentó a el periódico que la omisión de los datos en la papelería se debe a que el ex gobernador tucumano Julio Miranda (a través de un testaferro) es el propietario de la empresa.

Puerta de entrada y salida
Un cartel en la entrada indica que el aeropuerto tiene carácter internacional pero la grilla de horarios de vuelos revela que el único destino con el que hay conexión aérea es Buenos Aires.
El único servicio al extranjero era brindado por la aerolínea boliviana Aerosur que conectaba a Tucumán con Bolivia y otros destinos extranjeros. Sin embargo, recientemente la empresa dejó operar porque, según explicaron autoridades del Ente de Turismo, necesitaban unas autorizaciones que deberán gestionar para retomar el servicio. Mientras tanto, quienes quieren viajar a Estados Unidos y a Bolivia deben trasladarse a Salta, Córdoba y Buenos Aires para hacerlo.
Según las agencias de turismo, la demanda de pasajes aéreos al extranjero es baja (salvo en determinadas épocas del año) para cubrir los costos de tener una aeronave. No obstante, si al 1.5 millón de habitantes de Tucumán se le suman la población de Jujuy, Salta, Catamarca y Santiago del Estero, la realidad puede ser muy diferente y la demanda puede ser suficiente para convertir a Tucumán en un punto clave para conexiones aéreas en el norte argentino.
La experiencia de Andes Líneas Aéreas el verano 2008/2009 que duró apenas unos meses pero que realizó vuelos charter a Brasil demostró que si los precios son competitivos, tucumanos y norteños en general, eligen la vía aérea.
Las declaraciones del vicepresidente del Ente de Turismo dan cuenta que la preocupación del gobierno está en brindar un servicio de calidad pero se olvidan de pensar en el bolsillo del turista y en su seguridad y no muestran preocupación real en resolver (con acciones concretas) la falta de internet en el aeropuerto, la falta de entretenimiento (porque ni siquiera se puede ver la pista), y otras cuestiones que también son importantes para visitantes y tucumanos.
Por poner un ejemplo, está claro que es competencia de la Policía aeroportuaria ocuparse del tema; no obstante, si ni la PSA ni la aerolínea se ocupa de verificar que cada pasajero lleve su valija; entonces seguirán siendo masivos los robos e intercambios de valijas.
Ojalá el gobernador José Alperovich (que recientemente dijo que la Provincia procurará mejorar el aeropuerto y asegurar la exportación de arándanos y otras producciones), compre el frigorífico que se requiere para estos casos y también intervenga para que el ORSLA, AA 2000, PSA y demás actores realicen las mejoras que requiere un aeropuerto internacional. Quizás pueda proponer hacer algunas mejoras con los mismos fondos del estado que utiliza para hacer volar el avión sanitario, cada vez que viaja a Punta del Este de vacaciones.

El Periódico

2 comentarios:

José Ignacio dijo...

Dos aclaraciones, Tucumán también cuenta con vuelos a Córdoba, Rosario y Mendoza con Sol. Seguramente se olvidaron.

Y el otro tema a tratar será las declaraciones que hizo el Vicepresidente del Ente Tucumán Turismo. Mañana voy a publicar la nota, pero realmente hay que agradecer que Racedo Aragón es el titular en turismo, porque si quedamos en manos de Sebastián Giobellina, voy a preferir que vuelva Mercedes Paz.

Marcos dijo...

es verdad. Me indigna que no le hayan dado bola a los vuelos de sol. Pero soplo menos no hablaron muchas cagadas